La Barriada/Martín Aguilar/Un lobo con piel de oveja

La siguiente es la historia del pacto entre la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, y el coordinador de los diputados del PRD en el Congreso de la Ciudad de México, Víctor Hugo Lobo Román.

Corrían los primeros días de haber iniciado la I Legislatura en septiembre de 2018.

 

Lobo Román reunió a su equipo en sus oficinas del Zócalo. Les reveló que había platicado con Claudia Sheinbaum, quien le solicitó apoyo para aprobar la iniciativa de reforma a la Ley de la Administración Pública. "Nos vamos a ver mal si no la apoyamos", comentó a los presentes.

 

Así es como inició el condescendiente pacto de la bancada del PRD para con el gobierno de Morena, que había derrotado al partido del sol azteca, tras casi 20 años de gobierno en la capital de la República.

 

Transcurrieron los tres años de la I Legislatura en Donceles y Allende. Lobo, en mancuerna con su compañero Jorge Gaviño, cumplió al pie de la letra las indicaciones de la jefa de Gobierno. Pactó espacios en el Congreso para buena parte de su equipo en calidad de aviadores, incluido su hijo Víctor Hugo Lobo Rodríguez, con un salario de 50 mil pesos mensuales.

 

Su cercanía con el gobierno de Sheinbaum y la ambición por controlar todos los recursos de la bancada y los espacios, lo llevó a que renunciaran a la bancada dos de sus cinco integrantes: Evelyn Parra y Valentín Maldonado. Finalmente, Parra se fue a Morena y hoy es alcaldesa de Venustiano Carranza.

 

De hecho, Lobo Román se manejó de manera independiente, sin rendirle cuentas a la dirigencia de su partido nacional y local. Lo mismo Gaviño. Su desempeño pasó de noche como congresistas, pero con los bolsillos a reventar de recursos, puesto que Lobo fue presidente de la Junta de Coordinación Política durante el tercer año de la pasada Legislatura, de la cual también fue integrante el exdirector del Metro.

 

Con los ojos cerrados aprobaron que el Congreso capitalino entregara sin control, ni cuentas claras, 400 millones de pesos a la jefa de Gobierno, con el fin de destinarlos a la pandemia. Nadie supo nada del destino de esos recursos.

 

La mancuerna Lobo-Gaviño conservó sus fueros y posiciones en la II Legislatura. El primero como diputado plurinominal por tercera ocasión y el segundo en igual cantidad, pero habiendo hecho campaña, primero en Iztapalapa y después en Gustavo A. Madero.

 

El 4 de abril de 2015, el columnista Ricardo Raphael publicó un texto que sacó de quicio a quien se preparaba para gobernar por segunda ocasión la populosa Gustavo A. Madero. ¿Votaría usted por un depredador?, tituló Raphael. Lobo buscó desmentir lo publicado, pero falló su área de prensa en manos de Rubén Chavarría.

 

En esa ocasión, el periodista puso al descubierto que Lobo contaba con antecedentes penales, al estar preso por el delito de fraude. Asimismo, narró que tenía múltiples acusaciones de actos de extorsión a taxistas, constructoras y vendedores ambulantes.

 

Juan Pablo Castañón, el entonces presidente nacional de la Coparmex, lo acusó de ser el responsable de la huida en masa de empresarios hoteleros, restauranteros, prestadores de servicios y comerciantes, por la sistemática extorsión que ejercía en su contra el "político de rapiña", como lo denominó el periodista.

 

En su momento Ciudadanos en Red difundió un documento entregado al entonces jefe de Gobierno Marcelo Ebrard, en el que enumeraron 51 irregularidades cometidas por Lobo Román. Lo identificaron como un ex convicto por fraude en las constructoras de su padre y por vender piezas piratas para copiadoras y computadoras.

 

Desde esas fechas, ya se mencionaba la cuantiosa riqueza del perredista, que lo incluía como propietario de constructoras, hoteles, gasolineras, casas de cita y bares.

 

La extorsión a comerciantes la encabezaba el titular de Jurídico, Jorge Zamorano, quien casualmente hoy es el encargado del Módulo de Atención del diputado Jorge Gaviño en el perímetro de Gustavo A. Madero. Esos antecedentes poco le importaron al veterano legislador. Total, se lo recomendó su amigo Lobo.

 

Hay que recordar que Lobo ascendió al poder primero de la mano de Francisco Chíguil, responsable de la tragedia del 'News Divine', a quien después traicionó desatando una feroz persecución en su contra. Luego Marcelo Ebrard lo apoyó para expulsar de Gustavo A. Madero a René Bejarano, cuyos dos hermanos paradójicamente trabajan hoy con Chíguil.  


Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario