Ha habido 95 ofertas por el avión presidencial

Rebeca Marín

Además de la compra consolidada de medicamentos y la asesoría en los procesos de contratación para el Tramo 2 del Tren Maya, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) también coadyuvar con el Gobierno federal para tratar de vender el avión presidencial José María Morelos y Pavón.

 

Al proceso de enajenación se presentaron alrededor de 95 consultas u ofertas de compra entre el 22 de febrero de 2019 y el 27 de diciembre de 2021, periodo que abarcó la asistencia técnica del organismo internacional.

 

A partir de un Acuerdo Específico de Colaboración celebrado entre el gobierno de México, a través del Banco Nacional de Obras Públicas (Banobras), y la UNOPS se elaboraron diversos documentos para solventar la comercialización del Boeing 78-8 Dreamliner, TP-01.

 

De acuerdo con la oficina de la UNOPS-México, a partir de un cuestionario realizado por El Sol de México, la asistencia técnica para la enajenación del avión presidencial derivó en 19 productos o "entregables", así como en 39 sesiones del Comité de Dirección del Proyecto (34 ordinarias y cinco extraordinarias).

 

También, en un proceso de licitación que consistió en la contratación de un servicio especializado que apoyó el proceso de comercialización y enajenación de la aeronave.

 

Entre las acciones de asistencia técnica del organismo se encuentran la inspección física y mecánica del avión presidencial y de otras 34 aeronaves del Gobierno mexicano que se comercializaron a partir de un segundo Acuerdo Específico de Colaboración.

 

En un principio fueron 72 las aeronaves contempladas para su venta, pero al final se redujo la cifra a 34, una vez que se determinó que 38 (13 aviones y 25 helicópteros) serían enajenadas directamente por dependencias del Gobierno federal.

 

Las otras tareas de la UNOPS consistieron en el desarrollo de una herramienta de seguimiento para la revisión, organización, actualización, control y mantenimiento de toda la documentación técnica del avión presidencial para su enajenación.

 

Además, el apoyo para desarrollar las bases y condiciones de licitación; la identificación y análisis de expresiones de interés; investigación de mercado; realización de la debida diligencia de los posibles interesados y la revisión y organización de la documentación.

 

Pese a este esfuerzo de casi tres años de la UNOPS, el avión presidencial no pudo ser vendido en el periodo que contempló dicho convenio. 


Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario