Dan a conocer el nuevo esquema fiscal para gravar bebidas alcohólicas

Rebeca Marín

El esquema para gravar las bebidas alcohólicas por grados de alcohol, propuesto en la modernización del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), contribuiría a combatir la evasión, según representantes del sector.

Esta modificación fiscal busca fomentar igualdad de condiciones entre los productos, pues actualmente el esquema ad valorem permite que bebidas de precio bajo y mala calidad, con alto grado de alcohol, sean más accesibles en el mercado, facilitando la evasión de impuestos.

«En México existe un grave problema de subvaluación de productos, ya que hay grupos que ven un gran negocio en los impuestos de las bebidas, en un contexto donde los destilados pagan un 54 por ciento del IEPS, 16 por ciento de IVA y, en algunos estados del País, impuestos locales de 4.5 por ciento, por lo que los distribuidores meten al mercado vodkas, rones, whiskies en precios irrisorios, evadiendo así los impuestos», aseguró José de Lucas, presidente de la Asociación de Importadores y Representantes de Alimentos y Bebidas (Airabac).

La modificación también implicaría un cobro de primera mano a las 930 empresas que distribuyen las bebidas alcohólicas en el País y no a los miles de comercios, manifestó Iñaki Landáburu, director de la Asociación Nacional de Distribuidores de Vinos y Licores (Andivyl).

Para los productores artesanales sin acceso a internet o sin posibilidad de contratar contadores para su declaración, la modernización bajo el esquema ad quantum mejoraría su competitividad al cumplir con sus obligaciones fiscales de forma más simplificada, afirmó Jorge Vera, del Clúster Mezcal Oaxaca.

Cervezas artesanales e industrializadas competirían sobre un piso parejo, pues las primeras tienen costos de producción hasta cuatro a seis veces más caros, los cuales se ven impactados por la carga tributaria que grava el precio de producción en cada una de sus etapas, aunque ofrezcan el mismo tipo de producto, con los mismos grados de alcohol y en las mismas presentaciones, señaló Cristina Barba, directora de Asociación de Cerveceros Artesanales de México (Acermex).

Debido al costo final más elevado que propicia el IEPS vigente, los consumidores optan por vinos importados en vez de nacionales en una proporción de 7 sobre 10, o por bebidas de baja calidad en lugar de tequila, cuyo consumo interanual ha crecido 8 por ciento contra el 2 por ciento del destilado con denominación de origen.

Los especialistas urgieron al nuevo Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, así como a los diputados de la nueva legislatura encargados de aprobar la miscelánea fiscal del próximo año, considerar los beneficios de modernizar el IEPS para lograr un esquema en pro del fomento y desarrollo de la producción de bebidas alcohólicas nacionales.

Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario