Se presenta ante el INE el nuevo representante de Morena con denuncias

Martín Aguilar

 

El diputado Mario Llergo se estrenó como representante de Morena ante el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) con reclamos y acusaciones contra su partido.

 

En sesión, fue tundido por insistir en que la recopilación de firmas para la revocación de mandato del Presidente Andrés Manuel López Obrador se realice en formatos impresos, no sólo con dispositivos móviles.

 

Los consejeros electorales acusaron a los morenistas de difundir mentiras sobre la organización de dicho ejercicio con la intención de crear desconfianza en el Instituto.

 

Al legislador le recordaron que, en el 2020, en la recaudación de apoyos para la consulta popular impulsada por su partido, una de cada cinco firmas en papel era falsa, incluso 5 mil 530 eran de muertos.

 

El morenista dio la cara a la propuesta de su suplente, Eurípides Flores, quien pidió someter a consideración del Consejo modificar los lineamientos de revocación de mandato para avalar que los apoyos se recopilen no sólo a través de una app telefónica, también en documentación física.

 

Además de permitir, pese a que la Constitución lo prohíbe, que el Mandatario esté exento de suspender la propaganda gubernamental durante más de 60 días e incluso pueda promover dicho ejercicio ciudadano.

 

"Es contrario, señores consejeros, en un ámbito democrático, querer imponer un formato para recolectar los apoyos, porque para el INE es lo más conveniente y lo más fácil. Rectifiquen, el tiempo nos consume, y saben que no hay régimen de excepción, aquí sólo hay dos formas: formatos físicos y la app", afirmó Llergo al recriminar que únicamente en 204 municipios de alta marginación se permitirán formatos impresos.

 

Durante dos horas y media, por momentos enojados y desesperados, los consejeros refutaron al representante sus argumentos.

 

Entre estos, que únicamente el Tribunal Electoral puede revertir sus lineamientos o que es común la práctica de los partidos de falsear información, utilizando listados nominales que tienen en su poder.

 

Señalaron que la aplicación móvil es más confiable y segura, pues los ciudadanos deben estar presentes para que un auxiliar llene el formato digital y les toman foto a ellos y a su credencial de elector.

 

Recordaron que dicha herramienta fue respaldada por los morenistas en el pasado, cuando se usó para la creación de nuevos partidos, padrones de afiliados de las fuerzas políticas y aspirantes a candidatos independientes, por lo que consideraron que su cambio de opinión era poco entendible.

 

También le aclaron que, contrario a lo que difunde Morena, la revocación de mandato es para que los ciudadanos que perdieron la confianza en el Presidente pidan su remoción anticipada, y no es un proceso de ratificación en el cargo.

 

"Con la app ni ausentes ni muertos ni suplantados. En las firmas de consultas populares en papel nos han entregado centenas de miles de firmas falsificadas, y suplantar un apoyo ciudadano es tan grave cómo alterar un voto", expuso el consejero Ciro Murayama.

 

"Bienvenidas las firmas de revocación de mandato, pero que sean de personas de carne y hueso, convencidas, firmas auténticas, y no listados apócrifos hechos con trampas por operadores políticos".

 

El presidente del CIÑE, Lorenzo Córdova, explicó que si se hiciera en formatos impresos, el organismo electoral debe capturarlas digitalmente y validarlas, lo que implica mucho tiempo, el cual no tienen, porque la ley únicamente les da 20 días. El año pasado en digitalizar 2 millones se llevaron 45 días.

 

"No es una simple captura, tiene mecanismos de validación para evitar errores. Si aprobamos el acuerdo (de Morena) el INE tendría que capturarlas para poder confrontarlas con el listado nominal, que es digital, y declarar su validez, lo que es, lo digo sin medias tintas, materialmente imposible hacerse en 20 días, sin hablar de los costos, por el personal que se tendría que contratar para la captura", detalló.

 

"No deja de llamar la atención que se quiera posicionar la idea de que para participar en la votación misma de revocación de mandato se requiere un celular a ese grado de narrativa se quiere llegar, y eso es falso", agregó el consejero José Roberto Ruiz.

 

Aclaró que las personas que firman no necesitan celular y quienes recaban los apoyos no requieren de internet al momento del llenado, por lo que demandó no mal informar a los ciudadanos.


Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario