Se cumple un mes del asesinato del periodista, Antonio de la Cruz

Martín Aguilar

En el homicidio del periodista Antonio de la Cruz lo único que se tiene claro es que los perpetradores tenían la misión de acabar con su vida y la cumplieron. Se sabe que el crimen se ejecutó bajo el modus operandi de asesinos a sueldo, que fue planeado, que se emplearon armas de grueso calibre y una motocicleta para huir, pero a un mes del crimen las autoridades nada saben de los asesinos materiales e intelectuales y del móvil del homicidio.

 

La mañana del 29 de junio, el reportero del diario Expreso ya había dejado a su hija mayor en el trabajo, y al regresar a su domicilio, en el fraccionamiento Puertas de Tamatán, se disponía a hacer lo mismo con Cynthia, la menor, cuando fue atacado por sicarios que le dispararon directo al parabrisas de su camioneta, después, uno de ellos accionó su arma calibre .40 milímetros en la puerta del conductor dejándolo sin vida.

 

Una de las balas que atravesó el cuerpo de Antonio se incrustó en la cabeza de su hija, quien días después falleció en un hospital de Ciudad Victoria.

 

La misión de los sicarios era acabar con su vida, eso lo tienen claro las autoridades, pero lo que ignoran es el móvil de este asesinato que sorprendió al sector político, al gremio de periodistas y a los habitantes de Ciudad Victoria, pues era conocida la integridad del periodista.

 

Han transcurrido 30 días y hasta ahora la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle), de la Fiscalía General de la República (FGR), a cargo de las indagatorias, no ve la autoría del crimen organizado en el homicidio de Antonio de la Cruz y no tiene ningún detenido relacionado con el asesinato de Antonio, un periodista reservado que prefería trabajar solo y enfocó su trabajo en temas agropecuarios, ganaderos y de medio ambiente.

 

"No se ve ningún tema de crimen organizado, es muy extraño", comentó a la Alianza de Medios Mx una fuente cercana al caso, quien aseguró que la FGR ha interrogado a amigos y compañeros de trabajo de Antonio de la Cruz para establecer líneas de investigación.

 

Un día antes de ser privado de la vida, Tony, como lo decían familiares y amigos, subió a su muro de Facebook un crítico boletín de prensa del diputado local por Movimiento Ciudadano, Gustavo Cárdenas Gutiérrez —a quien le llevó por años temas de comunicación cuando el político ocupó distintos cargos públicos— sobre la comparecencia de la secretaria de Salud de Tamaulipas, Gloria Molina Gamboa, realizada el 28 de junio.

 

En el periódico Expreso, De la Cruz publicó una nota informativa de una banda dedicada al robo de tarjetas de débito a adultos mayores en Ciudad Victoria, que fue denunciada por una víctima ante la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas (FGJT).

 

De acuerdo con el legislador, Gustavo Cárdenas, Antonio de la Cruz redactó el boletín, lo distribuyó a los medios de comunicación del estado y lo colocó íntegro en su página de Facebook.

 

En el texto se denunció la falta de asignación de 600 plazas para trabajadores de la salud, compra a sobreprecio de insumos médicos para la pandemia de Covid-19, contratos millonarios con empresas fachada y presuntos actos de corrupción en las pólizas de seguro de vida para el personal de salud que participó en la atención de la pandemia por el nuevo coronavirus.

 

"El boletín decía de los manejos del gobierno del estado y sus parientes y más. Toño puso el boletín completo de lo que yo había dicho, lo publica en su portal tal como lo elaboró y al día siguiente lo matan", dice a la Alianza de Medios MX el diputado Cárdenas.

 

Para el legislador, el caso de Antonio de la Cruz es un "crimen político" y no del crimen organizado, porque los temas de seguridad nunca fueron parte de su fuente como reportero.

 

"Este fue un crimen político, yo le llamo crimen político y no de ajuste de cuentas de la delincuencia organizada, porque él no se metía con la delincuencia. Para mí fue un crimen político", acusa tajante.

 

Asegura que lo que sí realizaba de la Cruz "era compartir, en su Twitter, sobre todo, las situaciones de inseguridad, pero nunca se metía con el crimen organizado. Si había una balacera y mataban a una familia, él no decía que fue el Cártel del Golfo, él decía que el abandono del gobernador provoca esta masacre".

 

Exalcalde de Ciudad Victoria y dos veces excandidato a gobernador de Tamaulipas, Cárdenas Gutiérrez recuerda que Tony trabajaba con él desde que tenía 17 años, y se inició como camarógrafo en las juntas de cabildo, entre 1993 y 1995, cuando se desempeñó como presidente municipal de la capital del estado.

 

"Era un hombre entregado a sus hijas, a su esposa, a su familia, un hombre de bien con toda la extensión de la palabra. Para mí representó la pérdida de un gran colaborador, gran ser humano, excelente padre de familia, él era el vocero de la gente humilde de toda la región de Tula, Miquihuana, Palmillas, Jaumave y Bustamante", añade. 


Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario