Una investigación revela evidencias de que Canadá entrenó a integrantes del batallón neonazi ucraniano Azov

Una investigación revela evidencias de que Canadá 
entrenó a integrantes del batallón neonazi ucraniano Azov
*Desde las Fuerzas Armadas canadienses aseguraron que toman "todas las medidas razonables" para garantizar que no se proporciona entrenamiento a extremistas.
Yevgeny Kotenko/ Especial para ALMC

Una serie de investigaciones llevadas a cabo recientemente por varios medios de comunicación canadienses mostraron evidencias de que las Fuerzas Armadas del país norteamericano entrenaron a integrantes del regimiento nacionalista ucraniano Azov.
Los resultados de una investigación de Radio-Canada de documentos relacionados con la misión canadiense en Ucrania, denominada Operation Unifier, revelaron que miembros del batallón Azov participaron en un entrenamiento con militares canadienses que tuvo lugar en 2020 en el centro de  formación de Zólochev, en el oeste de Ucrania.
Mientras, la cadena CTV News informó el pasado jueves que un portavoz del regimiento nacionalista le comunicó que como grupo la formación fue excluida del entrenamiento con instructores canadienses en Operation Unifier, pero que "escribieron un programa" para sus propios cursos y "fueron instructores en todas las disciplinas en el centro de capacitación de la Guardia Nacional de Ucrania", lo que confirma el informe anterior de Radio-Canada.
Además, el medio reveló que en las cuentas en redes sociales de uno de los comandantes de Azov, Kirill Berkal, ha descubierto unas publicaciones que –aparte de símbolos nazis y otras opiniones extremistas– se ve como miembros del batallón se entrenan con instructores canadienses y se hace referencia a la "cooperación" en el marco de Operation Unifier. 
A su vez, un portavoz del Mando de Operaciones Conjuntas de las Fuerzas Armadas de Canadá declaró a CTV News que "todos los miembros que se despliegan en Operation Unifier reciben información para ayudarles a reconocer los parches e insignias asociados con el extremismo de derechas". Detalló que, si los soldados canadienses "sospechan" que sus colegas ucranianos tienen opiniones racistas o pertenecen a elementos de extrema derecha, esos "son retirados inmediatamente". Sin embargo, subrayó que cuando se trata de investigar a soldados extranjeros, "las Fuerzas Armadas de Canadá no tienen la responsabilidad de demostrarlo más allá de una duda razonable".
Desde las Fuerzas Armadas canadienses aseguraron que toman "todas las medidas razonables" para garantizar que no se proporciona entrenamiento a los extremistas, pero añadieron que "Ucrania es un país soberano" responsable de reclutar e investigar a sus propias fuerzas de seguridad.
En respuesta a la preocupación de que los elementos extremistas del Ejército ucraniano tengan acceso a una potencia de fuego mucho más mortífera debido a que los países accidentales están armando a Kiev, el Ejército canadiense señaló que la ayuda militar se proporciona "exclusivamente" al Ministerio de Defensa ucraniano y que esas donaciones están "controladas con certificados de usuario final proporcionados por el Ministerio de Defensa de Ucrania".
"Hay una clara necesidad de responsabilidad y transparencia"
Por su parte, Christian Leuprecht, analista de seguridad y profesor del Royal Military College y de la Queen's University, apuntó que "los canadienses no pueden elegir a quién entrenan y a quién no" en misiones de asesoramiento y asistencia como la de Ucrania. "Siempre que haya un conflicto de tipo nacionalista habrá extremistas. Va a haber gente que tiene opiniones extremistas que participan en la lucha", dijo. "Así que eso no es particular de Ucrania, y creo que el problema que tienen los canadienses es que en esa misión no tienen el lujo de escoger y elegir: o estás en la misión o no lo estás", añadió.
El experto afirmó que los recursos militares de Canadá son demasiado amplios para establecer un mecanismo de investigación en Ucrania, y que el Gobierno de Ottawa habría tenido que sopesar los riesgos de operar una misión de entrenamiento. "En términos de gran compensación, nunca es aceptable tener extremistas entre nosotros", afirmó. "Al mismo tiempo, cuando estás entrenando a cientos o miles de personas durante seis años y medio en un país de Europa oriental, es inevitable que obtengas personas que son xenófobas o extremistas", manifestó.
Evan Balgord, director ejecutivo de Canadian Anti-Hate Network (Red Canadiense contra el Odio), subrayó que "debería ser una política permanente de las Fuerzas Armadas canadienses investigar cualquier milicia a la que pretendan entrenar y armar para que nunca entrenen o armen a neonazis o sus equivalentes". "Nunca deberían haber entrenado y armado a Azov. Las personas de las Fuerzas Armadas canadienses que decidieron reunirse con ellos y prestarles ayuda sabiendo que eran neonazis deberían enfrentarse a disciplina", añadió.
Según la política canadiense Heather McPherson, el Gobierno del país "dijo que no entrenaría al batallón Azov, pero las imágenes indican que sí lo hizo". "Hay una clara necesidad de responsabilidad y transparencia sobre cómo se tomaron estas decisiones con la revisión prometida por el Gobierno. Decir simplemente que el Gobierno no estaba al tanto o que no era responsable de la revisión no es una respuesta aceptable cuando se vieron símbolos nazis en los uniformes de algunos soldados", subrayó.
Estos no son primeros informes que revelan que los militares canadienses entrenaron a nacionalistas ucranianos. En septiembre del 2021, un grupo de investigadores de la Universidad George Washington (EE.UU.) descubrió que extremistas del Ejército de Ucrania se jactaban de haber sido entrenados por los canadienses como parte de la Operation Unifier. De acuerdo con el estudio, se trata de un grupo que se autodenomina Orden Militar Centuria, o simplemente Centuria, y tiene vínculos con el movimiento de extrema derecha Azov.
El mismo año, una investigación del periódico Ottawa Citizen descubrió que oficiales canadienses no solo se reunieron con los líderes del batallón Azov y recibieron información de ellos en 2018, sino que no denunciaron la ideología neonazi de la unidad.
En aquel entonces, el Gobierno de Canadá –que desde 2014 ha gastado más de 890 millones de dólares en "apoyo multifacético a Ucrania"– subrayó repetidamente que no ha entrenado ni entrenará nunca a soldados afiliados al regimiento nacionalista. El Departamento de Defensa Nacional prometió una revisión exhaustiva de la misión de Canadá en Ucrania después de que CTV News les pidiera un comentario en octubre de 2021.

Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario