Pemex arrastra una deuda pesada desde 2018: BBVA

Rebeca Marín

Más que la calidad crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex), la preocupación que hay es que esta empresa pueda significar mayores presiones fiscales hacia delante para el Gobierno federal, dijo Carlos Serrano, economista jefe de BBVA México. 

Esta semana, Moody's rebajó la calificación crediticia de Pemex a Ba3 debido al alto riesgo de liquidez y de vencimientos de deuda que tiene la empresa por la expansión de su capacidad de refinación y producción, algo que eleva las necesidades de efectivo y que tendrían que ser cubiertas por el Gobierno.

 

"La preocupación que hay, más que un tema de la calidad crediticia de Pemex debido a este soporte implícito que hay, es que Pemex puede significar mayores presiones fiscales hacia delante para el Gobierno federal.

 

"Nos parece que sería adecuado tratar de atraer capital privado a través de coparticipaciones entre Pemex y el sector privado para poder aligerar esta carga para el Gobierno federal y traer también experiencia en campos de aguas profundas", reiteró.

 

Serrano descartó que la rebaja crediticia de Pemex impacte de manera significativa en la inversión de México.

Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario