Recortan 82 % del presupuesto para la salud mental

Rebeca Marín

Entre 2020 y 2021, el Gobierno federal redujo 81.6 por ciento los recursos destinados a los estados para atender la salud mental de la población. En el extremo, hay 12 entidades que este año no cuentan con recursos de la Federación para hacer frente a trastornos como depresión, ansiedad y esquizofrenia, entre otros. 

La información está vertida en 288 convenios de ministración de subsidios destinados a acciones de salud pública que fueron firmados entre la Secretaría de Salud federal (SSa) y los gobiernos de los estados, entre 2013 y 2021.

 

Los recursos presupuestarios considerados incluyen aquellos que se transfirieron a las entidades federativas vía subsidios del ramo 12 de salud, a través de aportaciones federales del ramo 33 y por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que antes era el Seguro Popular.

 

Los recursos destinados a salud mental en los estados fueron aumentando durante todo el sexenio de Enrique Peña Nieto, pasando de 210.3 millones de pesos en 2013 a 402.9 millones en 2018. Para el año 2019, el primero de la administración de Andrés Manuel López Obrador, esta bolsa alcanzó su monto máximo de 456.7 millones de pesos.

 

Aunque se trataba del primer año del nuevo gobierno, el gasto federal de 2019 aún llevaba la inercia de la administración anterior. 


Fue cuando la Cuatroté tuvo el control total de los nuevos presupuestos que los recursos para hacer frente a las enfermedades mentales en los estados se desplomaron.

 

En 2020 el gasto cayó a 283 millones de pesos debido a las reducciones de las transferencias del ramo 33 y de los apoyos del recién creado Insabi (mucho menores a los que fluían vía el Seguro Popular). Y para este año, los estados apenas tienen asignados 52 millones únicamente por el ramo 33, desapareciendo por completo los subsidios del ramo 12 y los apoyos del Insabi. De un año a otro, los estados se quedaron sin casi el 82 por ciento de los recursos con los que contaban para salud mental.

 

La caída drástica se traduce en que este año hay doce estados que no tienen asignado un solo peso para este fin. Estos son Aguascalientes, Baja California, Campeche, Coahuila, Colima, Chihuahua, Chiapas, Ciudad de México, Hidalgo, Sonora, Tabasco y Zacatecas.

 

Y en otros estados, las cantidades dirigidas para atender trastornos mentales son ridículas. Es el caso de Yucatán, que cuenta con 40 mil pesos, o Baja California Sur, que tiene asignados 63 mil.

Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario