Fwd: La Barriada/Martín Aguilar/El pez por su boca muere


Luego que hace unos días la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum hizo entrega de un terreno que se encuentra en la alcaldía, Tlalpan a la Guardia Nacional para que se construya un nuevo cuartel, con órdenes de AMLO, siendo que Sheinbaum como buen peón y obediente del presidente, pese a que los gobiernos deben de estar separados y autónomos, la jefa de gobierno hace todo lo contrario con tal de quedar bien con él, pero se le olvida que fue elegida para ver los problemas de la CDMX, además de gobernar.

Y es curioso que ahora Sheinbaum haga lo contrario que prometió en campaña, ya que dijo hasta el cansancio que, de ganar, no aceptaría que las Fuerzas Armadas patrullaran las calles de la capital para combatir la delincuencia, contrario a lo que sus oponentes sugerían.

 


Siempre que en campaña se hablaba de la inseguridad como el principal problema a resolver, tanto Alejandra Barrales, candidata entonces de la alianza PAN-PRD-MC, como Mikel Arriola, del PRI, decían que lo consideran.

 

Sheinbaum ganó y el día que rindió protesta anunció la desaparición del cuerpo de granaderos de la policía de la CDMX, porque —según ella— sus integrantes participaron con el Ejército en la matanza estudiantil de 1968 y el Halconazo de 1971.

 

Pero en los primeros meses de su mandato la inseguridad en la ciudad se disparó, al grado que tanto partidos de oposición como ciudadanos le exigían a Claudia que pidiera la colaboración de los militares para combatir a la delincuencia.

 

Una vez más la gobernante se negó a ello y dijo que en su administración no estarían las Fuerzas Armadas patrullando las calles, pues había malas experiencias con esos grupos, porque, al final, se convertían en represores.

 

Y es que en una gira de trabajo por la alcaldía Tlalpan, el general de brigada, Eugenio López Arellanes, comandante de la Primera Zona Militar, anunció ante la funcionaria que la CDMX contará con 16 coordinaciones regionales de la Guardia Nacional.

 

Y no sólo eso, el militar destacó el apoyo de Sheinbaum a estos proyectos, facilitando predios para la construcción de cuarteles que albergarán batallones de las fuerzas federales.

 

Ante esto, la jefa de Gobierno dijo que la seguridad ha mejorado en la ciudad y que un elemento clave es la coordinación con las fuerzas de seguridad, en especial con la Guardia Nacional, que ya tiene presencia en varias alcaldías.

 

Es más, anunció que para este año habrá un incremento de esos elementos en la CDMX, por lo que se construirán cuatro cuarteles más.

 

Por supuesto que no está mal que la policía federal colabore para brindar seguridad a los capitalinos, faltaba más. Pero entonces hay que olvidar los falsos discursos en contra de los militares nada más para quedar bien con el público.

 

La jefa de Gobierno podrá alegar que no será el Ejército quien patrulle las calles o colabore con la Secretaría de Protección Ciudadana de la capital, sino la Guardia Nacional, que, en el papel, tendría que ser civil.

 

Pero no hay que olvidar que esa corporación la integran principalmente soldados y marinos, y está a cargo de un mando militar.

 

Y no sólo eso, el Presidente anunció que uno de sus principales proyectos para este mismo año es pedir al Congreso de la Unión una modificación legal para que la Guardia Nacional pase oficialmente a formar parte de las Fuerzas Armadas.

 

Sólo que Claudia saliera a desacreditar oficialmente esa propuesta, como lo ha hecho la oposición e incluso el PT, porque dicen que en ningún país democrático ocurre eso. Claro que no lo hará.

Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario