Caos en Tlalnepantla por las intensas lluvias que cayeron

Por segundo día consecutivo el mal clima no da tregua en la zona norte del Estado de México, especialmente en el municipio de Tlalnepantla en donde desde la tarde de ayer se realiza la búsqueda de una joven mujer que fue arrastrada por la corriente, en la colonia Lázaro Cárdenas.

 

De acuerdo a información de autoridades municipales, la joven de 18 años viajaba a bordo de una motoneta acompañada de su pareja, un joven identificado como Dennis "N" de 23 años de edad. Ambos circulaban por la colonia mencionada cuando fueron sorprendidos por la fuerte y repentina lluvia.

 

Debido a la corriente ambos cayeron de la motoneta a la altura de la avenida La Prensa, minutos antes de las cuatro de la tarde de este domingo. El joven logró sujetarse en un poste y posteriormente fue auxiliado por rescatistas. La mujer identificada como Ana Karen fue llevada por la corriente, viéndosele por última vez a la altura de la calle Alpino Arqueros.

 

Debido a la intensidad de la lluvia las labores de búsqueda se han complicado, incluso, se detuvieron minutos antes de las diez de la noche de ayer para no exponer la integridad de los rescatistas, pues el clima continuaba golpeando a esa zona mexiquense.

 

Fue esta mañana ya con una mejor visibilidad, que los 19 elementos del personal de la Comandancia de Bomberos de Tlalnepantla y cuatro del área de Operaciones continuaron con la búsqueda de la joven desaparecida, aunque hasta el momento no se tiene reporte sobre su hallazgo.

 

Apenas se recuperaban de la fuerte precipitación del domingo, y otra fuerte lluvia azotó la tarde de este lunes al municipio, en donde el poder destructivo de la lluvia quedó registrado por un cibernauta, que grabó como la corriente arrastraba muebles, puestos y mercancías en el mercado sobre ruedas de la colonia Caracol.

 

La lluvia que arrastró todo a su paso llegó de manera sorpresiva, de acuerdo al testimonio de Alberto López que documentó la fuerte precipitación, parecía una tarde soledad y de un momento se desató el caos.

 

Por la pronunciada calle bajaba fuertes cantidades de agua pluvial que arrastraban todo a su paso, en cuestión de minutos y ante la intensidad de la lluvia, la corriente tomó más fuerza y arrastró consigo parte de las mercancías que eran vendidas en el tianguis. 


Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario