La Barriada/Martín Aguilar/La misma gata, pero revolcada

Tal parece que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum sigue con línea de seguir siendo vocera del Gobierno de López Obrador, ya que por su incapacidad de gobernar y dejar crecer los problemas de la ciudad, como es la inseguridad, escasez de agua, asesinatos y con el crecimiento de contagios y muertes por la tercera ola del Covid-19, sigue siendo el pan de cada día de los capitalinos, que más que vivir, tienen que sobrevivir para conseguir el sustento de cada día con el riesgo de contagiarse.

Ahora sale con la barrabasada de cambiar los colores de su logotipo de gobierno, ya que esta acción, hizo que decenas de usuarios en redes sociales mostraron su descontento con el cambio del isotipo. 


De acuerdo a Sheinbaum, dijo que se decidió modificar un poco su logotipo, por lo menos dentro de su perfil oficial en Facebook, lo que generó una ola de controversias con relación a este cambio en el icono gubernamental.

 

Es importante decir que el logo es una de las características más importantes de cualquier marca, pues los vemos a todas horas y en infinidad de lugares, ayudándonos a identificar una marca en concreto.

 

No obstante, es importante aclarar que en este caso, más que un logotipo, debemos hablar de un isotipo, al ser solo la representación gráfica del gobierno capitalino.

 

Si bien, la modificación que sufrió el isotipo no habría sido otra más que un cambio en el representativo color verde con el que la CDMX se ha identificado desde el inicio del sexenio de la actual administración, el cual reemplazó al popular rosa.

 

La nueva representación gráfica ahora se pintó de color guinda, uno de los colores representativos de el Gobierno de México a nivel federal, así como al de MORENA, al cual pertenece la  Jefa de Gobierno.

 

Aunque muchos usuarios de las redes sociales, mostraron su inconformidad, pues muchos aseguraron que el color verde representaba mejor a la Ciudad de México e indicaron que el nuevo tono parecía hacer alusión a características partidistas, cuando esto está prohibido por la Ley Electoral, que dice:

 

Que los colores de identidad, isotipos, logotipos, imagotipos, etc. para el país, ciudad, alcaldía deberían ser apartidistas por respeto al lugar y a sus ciudadanos porque ahora gobiernan para todos. Las obras o acciones del gobierno hablan por sí solas; además que habría un ahorro de recursos importante al no cambiar cada periodo mobiliario urbano, papelera, vialidades y más cosas.

 

Y así como este, hubo decenas de comentarios más al respecto del cambio de color, asegurando que ahora combina "con el partido oficial, los colores de la 4t.

 

Algunos usuarios, además de mostrar su descontento, dijeron que porque eligieron verde y ahora parecen los mismos colores del gobierno federal, es algo que muchos no están de acuerdo y saturan la ciudad con sus colores "oficiales" y al final del sexenio llegará alguien más a hacer lo mismo. En pleno siglo XXI creo que ya deberían los políticos dejar atrás esas prácticas del pasado que muchas veces provocan gastos innecesarios.

 

Por lo que a partir de este miércoles los colores oficiales de la capital serían el dorado para el escudo y la guinda para el nombre de las dependencias, como parte del nuevo Manual de Identidad Institucional 2021-2024.

 

Es por ello que tanto el verde como el gris, los cuales eran los tonos representativos del gobierno de Sheinbaum, pasarán a ser solo colores secundarios, a pesar de que anteriormente se había señalado que estos durarían hasta el 2024.

 

Y a partir de este 11 de agosto se tendrá que publicar con el nuevo Manual de Identidad Institucional 2021-2024 dentro de la Gaceta Oficial capitalina y que en los próximos días este cambio de marca se establezca en todos los sitios oficiales del gobierno capitalino, así como el cambio en papelería, uniformes e incluso tarjetas de programas sociales, pese a que las críticas no pararon.

 

Es por ello que la modificación gubernamental podría no ser tan efectiva, al ser comparada con otras dos grandes marcas gubernamentales como lo son Morena y el propio Gobierno Federal, por lo que la entidad capitalina podría estar perdiendo parte de su identidad con la transición.

 

Y en este espacio siempre hemos insistido, que lo mejor que puede hacer la jefa de gobierno es que renuncie y se pase al gobierno federal y le quite el puesto al vocero de AMLO, Jesús Ramírez, para que demuestre que tiene un poco de materia gris y de capacidad  para hacer algo de provecho. 


Share on Google Plus

About .

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario